Novedades

"INCUBANDO UNA VIDA"

La vida se abre camino

SMUN

El proyecto “Incubando una vida” surge en el marco del programa de Biología de la orientación de Ciencias Biológicas de Quinto año de Secundaria. En pleno aislamiento social de este particular año que nos tocó vivir, el docente observaba que en las clases virtuales los estudiantes se encontraban desanimados por la imposibilidad de hacer las prácticas de laboratorio que caracterizan el curso. Coincidiendo con la celebración del quinto aniversario de la encíclica Laudato Si’, en la semana del 16 al 24 de mayo se lanza este proyecto, un motivador para el curso práctico pero también un importante proceso de reflexión de la fragilidad de la vida y nuestra responsabilidad.

Se hicieron diferentes encuentros Meet para hablar sobre la construcción de las incubadoras, el cuidado de los huevos y de los pollitos. En total eclosionaron diez huevos en diferentes hogares. Sin lugar a dudas, esta será una experiencia que pasará al recuerdo inolvidable de cada uno de los alumnos y de las familias que también se involucraron en todo el proceso.

 

SMUN

Desde nuestra parte, esta experiencia compartida de incubación y cuidado de estos seres vivos, fue una oportunidad única. Desde el armado de las incubadoras hasta el día 21 sentimos mucha emoción, intriga y ansiedad, por saber si todo el proceso, que tanta responsabilidad y cuidado requirió, había dado sus frutos o no. Haber visto el momento en que nacieron con tanta fragilidad, que rompieron el huevo e ir presenciando su crecimiento fue único. Nosotras, particularmente, compartimos esta instancia porque una tuvo éxitos en la incubación y la otra los cuidó hasta que crecieron. Desde mi parte, haberlos cuidado y verlos crecer fue muy lindo y muy sentido, porque pude tener esa experiencia de madre, de darles de comer, de levantarme temprano para estar con ellos, hasta ver cómo fueron creciendo y dejaron de ser esos pollitos tan chiquitos en cuestión de semanas.

En mi caso yo puedo decir que esta experiencia me dejó impactada; esto se debe a que no podía entender como de algo tan pequeño como un huevo podían nacer pollitos. Esta experiencia fue algo que me marcó: el haber tenido que levantarme temprano para poder darlos vuelta y solo con eso esperar a que mi esfuerzo para llevar esto a cabo diera frutos, fue lo que me hizo darme cuenta de lo frágil y hermosa que es la vida y que, con los cuidados necesarios, todo es posible.

Este proyecto nos dejó como aprendizaje lo frágil que es la vida y el hecho de tener a esos seres vivos, que tanto cariño les tenemos, bajo nuestro cuidado y dependencia.

 

SMUN

Hace un mes que los “Biopibes” del Biológico 2 se vienen levantando a las 6 de la mañana, con la promesa de experimentar el milagro de la vida. Todo comenzó cuando Luis nos invitó a formar parte del proyecto de incubación de huevos. Intrépidos, nos sumamos a la iniciativa. En un fin de semana, armamos incubadoras, medimos temperaturas y conseguimos huevos fértiles para comenzar este proceso de incubación.

En los 21 días que siguieron dimos vuelta a los huevos, controlamos que la temperatura no se disparara y medimos la humedad. Llegó el día 21 y no había rastros de nada. Le sucedió el 22 con menos noticias aún. Recién el 23 se escucharon los primeros píos. A la noche, festejamos el primer nacimiento.

Si bien nuestro objetivo principal de presenciar el milagro de la vida fue cumplido solo por alguno, todos nos dimos cuenta de lo frágil que ella es. Esta actividad nos unió como grupo, aprendimos a ser amigos, más que compañeros.

SMUN

 

En este proyecto de incubación de huevos me sentí sumamente ilusionada con la posibilidad de promover vida. Fue una experiencia muy grata en todo sentido, apoyada y estimulada por mi profesor de biología, así como del grupo “mamá pollos” y de mi familia.

Ser el principal sostén de un ser vivo me enseñó mucho, pero fundamentalmente me hizo darme cuenta de la fragilidad que tiene la vida y cuán rápido esta podría afectarse. La responsabilidad que sentí fue inmensa, pero el compromiso fue necesario y fundado. De parte de los ‘’pollitos’’ recibí cariño, y aprendí lo que significa el desafío de criar y amar a seres vivos que dependen de uno.

 

Date

17 Julio 2020

Categories

Secundaria

Acerca del Colegio

El Colegio Seminario forma parte de la red de instituciones educativas católicas de la Compañía de Jesús (Jesuitas), presente en 127 países. Inspirado en la Iglesia y los valores del Evangelio, el Seminario procura una educación según la visión que la espiritualidad ignaciana ofrece de Dios, la persona y el mundo.

 

 

logo transparente

Trabaje con nosotros:
Enviar CV

 

Contacto

Dirección:
Soriano 1472 - 11200 - Montevideo, Uruguay

Teléfono:
+598 2 418 4075

Email:
[email protected]