Escudo

El escudo del Colegio Seminario

Presenta en sus elementos la identidad de un Colegio de la Compañía de Jesús en su lugar determinado: Montevideo.

Indicados estos dos elementos, el geográfico y el de su identidad, demuestra la actitud de un centro de formación de espíritus y entendimientos para una vida de comprensión entre seres humanos: una actitud de servicio a los demás, que es el fin de este Colegio.

Por eso se destaca en la parte inferior del escudo, sobre el Cerro de Montevideo, el lema del Colegio: UT SERVIAM, es decir "para que yo sirva". En otras palabras: estudio, trabajo, me formo en la mente y el corazón, para servir a los demás.

Naturalmente, el lema o mote del escudo da para muchas consideraciones en este sentido, ya que las palabras latinas (para estar más acorde con la heráldica) contienen todas las variantes posibles en este sentido: me preparo para ejercer un acto de servicio.

La parte superior del escudo, dividida en dos cuarteles, nos muestra los escudos de las Casas de Oñaz y Loyola, las Casas y Familias que, unidas de mucho tiempo atrás por lazos matrimoniales, dan origen a Ignacio de Loyola que nace por los años de 1491, en el solar de los Oñaz y Loyola, en Guipúzcoa.

Los Oñaz recibieron este escudo, después de la batalla de Beotíbar en 1321, de manos del Rey Don Alfonso XI. Los siete hijos del Señor de Oñaz se distinguieron notablemente en dicha batalla y el Rey les concede este escudo: sobre campo de oro (hidalguía, heroísmo, fidelidad) siete barras de color sangre, la derramada en la batalla por los siete hijos del Señor de Oñaz.

Los Loyola tienen un escudo que expresa una virtud de dicha Casa y que era propia de todas las Casas, Castillos y caseríos de Vasconia, ya desde el siglo XIII: la hospitalidad. Este sentimiento está expresado por dos lobos pardos en sable (negro) sobre campo de plata. Es decir, la hospitalidad de los Loyola se extiende aún a las fieras de la montaña, a todos reciben sin miramientos.

La parte inferior del escudo, a todo lo ancho, expresa el lugar, como queda dicho, con el típico Cerro de Montevideo, coronado por la fortaleza, vigilante sobre el Río como Mar. Sobre el cielo, con letras negras en banderola de plata, se lee: UT SERVIAM, el mote del Colegio, que educa para servir a los demás.

escudo