Departamento de Psicología y Orientación

¡Volver al Colegio!

Art3 imagen3

“Es de suma importancia dialogar con el niño sobre cómo serán sus rutinas a lo largo del año,
de esta forma  también él se podrá ir organizando.”

Finaliza el tiempo de vacaciones donde los horarios son más flexibles, donde hay más tiempo compartido en familia o con amigos; pero es hora de volver a la rutina.

Temida por algunos y buscada por muchos otros, la rutina se traduce en horarios pautados, menos tiempo en casa, más actividades individuales y menos horas en familia; pero la misma es importante para generar seguridad y confianza dándole al niño previsibilidad. Es importante que estos cambios se vayan dando paulatinamente y no de un día para el otro. Una buena opción es ir introduciendo, entre una semana y diez días antes de empezar las clases, las rutinas que formarán parte del día a día del niño durante el ciclo lectivo. Por ejemplo, respecto al sueño, el reloj biológico deberá ir acostumbrándose a los horarios de acostarse y levantarse. Siendo que aún no concurre al colegio, se podrán aprovechar las mañanas para realizar alguna actividad física recreativa y/o retomar contenidos del año anterior que sean de interés para el niño, ayudándolo a empezar con más confianza el año.

Es de suma importancia dialogar con el niño sobre cómo serán sus rutinas a lo largo del año, de esta forma también él se podrá ir organizando. Si es la primera vez que concurre al colegio, conviene conversar y transmitir confianza sobre lo importante que es para nosotros el centro educativo que elegimos y que será un lugar en el cual se sentirá a gusto. Esto es clave, ya que, en la medida que los padres confíen en el colegio y el equipo docente, el niño lo percibirá y se sentirá de igual manera. Como padres es difícil no tener sentimientos ambivalentes durante el período de adaptación a un nuevo colegio, a una nueva etapa. Para no transmitir angustia o ansiedad a nuestro hijo, debemos mantener un buen diálogo y comunicación con la institución.

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de período de adaptación?

Es el proceso que transita el niño hasta lograr sentirse social y emocionalmente a gusto en el colegio. Puede durar desde unos pocos días o semanas, hasta meses en algunos casos; hay que respetar el ritmo de cada uno y estar atentos en nuestra actitud y acompañamiento como padres.

Según algunos autores, este proceso tiene tres fases:

Art3 imagen1
  1. Protesta: puede durar una semana o más. Se manifiesta con llantos, expresiones de disgusto o sentimientos de soledad; conductas regresivas, ansiedad, conductas de inhibición y/o rabietas. No hay que minimizar lo que el niño siente, busquemos tranquilizarlo conversando con él, transmitiéndole que en poco tiempo se sentirá más a gusto.
  2. Ambivalencia: se dan momentos de protesta, donde pueden aparecer llantos y pataletas, así como también momentos de disfrute.
  3. Adaptación: a lo largo de los primeros meses irá logrando adaptarse al espacio físico, al entorno, a los educadores y a los compañeros. Participará con alegría de las propuestas y se relacionará con sus pares generando nuevos vínculos. Poco a poco se irá apropiando del espacio del colegio, vivenciándolo como su “segunda casa”.

 

A continuación algunos tips para este período de adaptación:
  • Demostrar seguridad y confianza a la hora de dejar al niño en la institución.
  • Evitar despedidas muy prolongadas. Podemos hablar del colegio en casa, más que en la puerta de entrada, allí llegamos decididos a que todo lo conversado se llevará a cabo.
  • Respetar horarios de llegada y salida. El niño estará esperando que lo recojan a la hora previamente acordada. Puede ser de gran ayuda explicar los horarios mediante actividades que realizarán en el colegio, por ejemplo: “luego de la merienda te voy a buscar”.
  • Es importante que la asistencia sea regular, de lo contrario puede retrasar este proceso de adaptación.
  • Durante este período, lo ideal es que sean los padres quienes lleven y recojan al niño. De no ser posible, es bueno que tenga claro quién lo irá a buscar cada día.
  • La adaptación al transporte escolar también debe ser paulatina. En lo posible una vez que en cierta medida se haya adaptado al medio escolar.
Art3 imagen2
  • En casa lo podemos ayudar no haciendo por él, tareas que puede realizar solo. De esta forma irá ganando seguridad y creciendo en autonomía, habilidades claves durante el proceso de adaptación.
  • Hablar con el niño sobre cómo fue su día en el colegio. Fortalecer y trasmitir lo contentos que estamos de que concurra allí.
  • Tener mucha paciencia durante esta etapa; puede parecer que todo va “viento en popa” y de pronto surgir algún retroceso. Lo más recurrente es que se dé luego de las primeras vacaciones (Semana Santa) donde pueden volver a aparecer conductas que ya habían sido superadas o que nunca habían acontecido.

Teniendo todo esto en cuenta y si respetamos los horarios pautados por el colegio para este proceso de adaptación, los chicos podrán transitarlo de forma saludable. Es importante que si existe alguna inquietud, la despejemos a través de los medios que brinda la institución (cuaderno de comunicados, entrevistas, etc.). Es fundamental que como padres canalicemos todas las dudas junto con la institución y no con el niño.

Finalmente, para quienes desean continuar profundizando sobre el tema, les sugerimos que visiten las siguientes páginas donde encontrarán más ideas o información a la cual pueden recurrir:

El estrés del regreso a clases

Ayudando a los niños en su regreso a clases

Cómo lograr un feliz y exitoso regreso a clases

¡Mucha suerte y ánimo en esta etapa!

Lic. Lucía Scremini

 

Acerca del Colegio

El Colegio Seminario forma parte de la red de instituciones educativas católicas de la Compañía de Jesús (Jesuitas), presente en 127 países. Inspirado en la Iglesia y los valores del Evangelio, el Seminario procura una educación según la visión que la espiritualidad ignaciana ofrece de Dios, la persona y el mundo.

 

 

logo transparente

Trabaje con nosotros:
Enviar CV

 

Contacto

Dirección:
Soriano 1472 - 11200 - Montevideo, Uruguay

Teléfono:
+598 2 418 4075

Email:
[email protected]